Posteado por: Humberto | 28 octubre, 2010

Antígeno Prostático Específico: ¿Cuál es su real utilidad?

Antígeno Prostático Específico: ¿Cuál es su real utilidad?

Todos conocemos el PSA, o APE según sus siglas en español, me refiero al Antígeno Prostático Específico (Prostatic Specific Antigen, en inglés).  Es esta una proteína (enzima) que se produce de manera exclusiva en la glándula prostática, por lo que, entre otras cosas, se ve aumentada en la Hiperplasia Prostática Benigna y en el temido Cáncer de Próstata.  Esto ha dado paso a que su medición sea de uso común para efectuar screening o tamizaje, lo que significa que la medición de PSA en sangre se usa para detectar de manera precóz el Cáncer de Próstata.  Regla común es la recomendación para que los hombres mayores de 45 ó 50 años de edad se realicen un chequeo anual que incluya un examen digital rectal (tacto rectal) y la medición de Antígeno Prostático Específico en sangre.  Sin embargo, es frecuente que se le de prioridad a la medición del PSA por sobre otros procedimientos.

En Estados Unidos cerca de 30 millones de hombres chequean anualmente sus niveles de PSA, lo que en suma cuesta cerca de 3 Mil Millones de dólares que corren principalmente por cuenta de Medicare y de la Veterans Administration.  Acá en Chile el PSA también es muy usado, y ha ido ganando terreno en el campo del examen preventivo.

No obstante lo anterior, y en palabras de Richard J. Ablin – Médico e investigador, profesor de inmunobiología y patología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Arizona -, quien desubrió el PSA en la década de 1970: “El examen de PSA no puede detectar el Cáncer de Próstata y, más importante aún, no puede diferenciar entre los dos tipos de Cáncer Prostático – agresivo o no agresivo -, el que te matará y el que no.”

Y es que el Dr. Richard J. Ablin sabe bastante sobre el tema, después de todo dirigió al equipo que descubrió el Antígeno Prostático Específico, y considera este examen como “un costoso desastre en Salud Pública”.  Las infecciones, algunos analgésicos, la Hiperplasia Prostática Benigna y algunas otras patologías o situaciones especiales, además del Cáncer de Próstata, provocan un aumento considerable en los niveles sanguíneos de PSA.  Es más, incluso hombres con pequeñas elevaciones, o sin elevación alguna del PSA, pueden padecer de Cánceres altamente agresivos que terminarán con sus vidas; hombres absolutamente sanos también pueden mostrar elevaciones del PSA.

Al aprobar este procedimiento, la FDA (Food and Drug Administration) se basó en un estudio que evidenciaba que la medición de PSA podía detectar el 3.8% de los Cánceres Prostáticos, lo que es superior al método estándar, el examen digital rectal.  Sin embargo, 3.8% es una cifra bastante pequeña; aún así, sobre todo en los inicios del “screening” o tamizaje con PSA, a los hombres con resultados poco mayores de 4 ng/dL se les practicaba una biopsia prostática o incluso se les extirpaba quirúrgicamente la próstata o se les hacía un tratamiento con radiación (con todos los efectos adversos que presentan estos tratamientos).

La comunidad médica poco a poco está revalorando la utilidad del PSA.  El año pasado, The New England Journal of Medicine publicó dos estudios que no demostraron que el screening con medición del PSA provocase una reducción en la mortalidad de hombres mayores de 55 años en un periodo de 7 a 10 años. Uno de los estudios mostró una leve baja en la mortalidad, pero también demostró que es necesario tratar a 48 hombres para salvar una sola vida; eso significa 47 hombres que tendrán problemas sexuales y/o de incontinencia urinaria y fecal.

En esta línea, diversos profesionales y asociaciones médicas han ido dejando de lado el apoyo del uso del PSA como un examen de rutina, puesto que los datos muestran que no es un método eficiente en términos de costo-eficacia.  No obstante, y por diversos motivos, que van desde la dificultad de modificar las prácticas clínicas hasta la fuerte inversión de laboratorios en los métodos usados para el examen, el PSA aún es ampliamente usado como examen de rutina.  Un cambio importante, eso sí, es que actualmente nadie recomienda efectuar este examen en hombres mayores de 75 años de edad.

¿Entonces cuál sería el lugar del PSA?

Una utilidad clara, y prácticamente insuperable, es el control de personas que han sido tratadas por padecer Cáncer de Próstata; cualquier alza súbita en hombres que no tienen próstata, o alzas sostenidas y que cumplan ciertos criterios en hombres tratados con otros métodos (algunos más modernos, como la Braquiterapia Prostática, que no contemplan la extirpación de la próstata y tienen menos efectos adversos), son claros indicadores del regreso de la enfermedad (recidiva).  Otra función clara es el screening en hombres con antecedentes familiares de Cáncer de Próstata.  Pero el uso del PSA es limitado, y no es una buena idea usarlo en todos los hombres mayores de 50 años.

Cabe destacar que, tal como ya lo hemos comentado, lo más importante es que el médico recabe una buena historia clínica y haga un examen físico completo, el PSA puede complementar esto en algunos casos.

Es bueno, además, tener en consideración que el debate sobre este tema es continuo y que, en última instancia, el correcto uso e interpretación del examen le corresponde a su urólogo, quien de seguro sabrá aplicar el buen juicio y el criterio médico correctamente.

Saludos,

J.Humberto Sturione

Referencias:

Zosia Chustecka, “PSA Discoverer Says PSA Screening is “Public Health Disaster””.  Medscape Medical News. 11 de Marzo de 2010.
http://www.medscape.com/viewarticle/718351

Richard J. Ablin, “The Great Prostate Mistake”. The New York Times. 9 de Marzo de 2010.
http://www.nytimes.com/2010/03/10/opinion/10Ablin.html

“Screening and Prostate-Cancer Mortality in a Randomized European Study”. The New England Journal of Medicine. 2009; 360:1320-8.

“Mortality Results from a Randomized Prostate-Cancer Screening Trial”. The New England Journal of Medicine. 2009; 360:1310-9.

Calidad de Vida y Satisfacción entre Sobrevivientes al Cáncer de Próstata: La Braquiterapia demuestra ser una buena opción

A la hora de tratar el Cáncer de Próstata, lo importante no es sólo evitar las complicaciones y mantener con vida al paciente, sino que es de suma importancia la calidad de vida que el paciente tendrá. Nada se obtiene, claro está, aumentando en varios años la expectativa de vida si esta sobrevida conllevará a un detrimento importante en la calidad de vida del paciente; en este caso la calidad de vida debe de ir de la mano con la cantidad de años de vida que “entregue” el tratamiento. En general son bien conocidos los efectos adversos y los resultados en cuanto a calidad de vida de tratamientos como la Cirugía (Prostatectomía Radical) y la Radioterapia Convencional Externa, pero no existen demasiados datos acerca de otras terapias más innovadoras. 

En este marco, The New England Journal of Medicine, importante y prestigiosa revista de Medicina, publicó en marzo de 2008 los resultados de un estudio acerca de la calidad de vida y satisfacción entre quienes habían sobrevivido al Cáncer Prostático. Dicho estudio consistió en la selección de 1201 pacientes, con una edad promedio de 63 años, y 625 esposas con una edad promedio de 59 años entre marzo de 2003 y marzo de 2006. Estos pacientes, los 1201 hombres, habían sido tratados por Cáncer de Próstata con Braquiterapia Prostática, Radiación Externa o Prostatectomía Radical. Se aplicaron encuestas estandarizadas que miden la satisfacción y la calidad de vida, tanto antes como a los 6, 12 y 24 meses post tratamiento a los pacientes y a sus esposas y se realizaron diversos análisis estadísticos a los datos obtenidos.


¿Qué resultados obtuvo la Braquiterapia Prostática?

El estrés de la pareja relacionado la con disfunción eréctil de los pacientes fue de sólo un 13% en el grupo que fue tratado con Braquiterapia Prostática (44% y 22% en los grupos tratados con Cirugía y Radioterapia Externa respectivamente).

El gran tamaño prostático y el tratamiento hormonal estuvieron asociados a mayores molestias urinarias, tanto en el grupo que recibió Braquiterapia como en el que fue tratado con Radioterapia Externa.

En otros temas el estudio no mostró grandes diferencias numéricas. Cabe destacar que este estudio no fue aleatorio (“randomizado”), por lo que sólo debe de interpretarse en términos de resultados y expectativas de los pacientes en cuanto a calidad de vida y satisfacción, y no como comparación entre tratamientos. No obstante, remarcamos las diferencias en cuanto a función sexual, pues claramente en este y otros estudios, algunos nacionales, la Braquiterapia Prostática demuestra un mejor resultado en este campo y una mayor satisfacción de los pacientes y sus parejas.

Saludos,

J.Humberto Sturione


Referencias:

“Quality of Life and Satisfaction with Outcome among Prostate-Cancer Survivors”. The New England Journal of Medicine. 2008;358:1250-61.

Posteado por: Humberto | 13 abril, 2010

Prevención del Cáncer de Próstata: Asunto de Valientes

Prevención del Cáncer de Próstata: Asunto de Valientes


Ya hemos hablado de la gran importancia que tiene la Prevención cuando hablamos de Cáncer de Próstata.  ¡Una vez más!, por si no estaban atentos anteriormente: Prevención y Detección Precoz , esto es lo más importante a la hora de hablar de Cáncer.

Volvamos ahora a un punto ya comentado con anterioridad: la falta de preocupación, de conciencia y el rechazo a realizarse los exámenes preventivos por parte de muchos hombres.  Lamentablemente, cientos o miles de hombres creen que ser hombre (ser bien “macho”, para esta sociedad no poco machista) significa no cuidar la propia salud ni acudir a realizarse los exámenes para prevenir el Cáncer de Próstata después de los 40 ó 45 años.  Tristemente esta concepción de que los hombres no necesitamos visitar al médico, ni menos someternos al examen físico que permite al médico evaluar la próstata, está muy difundida, sobre todo en los hombres mayores, quienes están en mayor riesgo de padecer problemas prostáticos.  Pero, ¿qué tal si analizamos el asunto con un poco más de detalle?

La prevención es Cosa de Valientes

Quizás un análisis simplista consideraría que quien aguanta dolores, enfermedades, síntomas y otras clases de problemas es un hombre estoico y de una bravura notable.  Sin embargo, si excavamos más profundo, ¿quién tiene más coraje? ¿un hombre que prefiere ocultar sus síntomas, molestias al orinar, problemas íntimos que pueden afligirle a él y a su pareja, y que se abstiene de ir al médico en parte por algo de temor a un examen y al dictamen médico? ¿o tiene más valor un hombre que decide enfrentar sus síntomas y problemas, y acudir al médico para saber si tiene algo banal, como una infección urinaria o enfermedades menores, o algo que requiere pronta atención y tratamiento, como podría ser el Cáncer de Próstata u otra patología importante?

Sin duda alguna que se requiere mayor valentía para enfrentar y superar los problemas, pues esto implica salir de la duda y la inercia del hacer nada respecto a la propia salud, sin dejar de mencionar que en muchas ocasiones las patologías prostáticas afectan no sólo a quien las sufre directamente, sino que también a su pareja y en el caso del Cáncer de Próstata a toda una familia.

De esta forma echamos por tierra el argumento de que “los valientes no necesitan ir al médico”, pero ¿acaso el temor al examen médico es justificado?, tocaremos ese tema sin pelos en la lengua a continuación.

Examen Prostático, ¿realmente algo de temer?

No son pocos los hombres que rehuyen de ir al médico por miedo al examen prostático, al tacto rectal específicamente.  Pero ¿realmente es algo de lo que deben tener miedo? Para hacerlo fácil podríamos decir que es mejor someterse a un examen algo incómodo que tener un Cáncer de Próstata incurable, pero dudo que esto sea lo que quieren leer nuestros lectores, quienes probablemente quieran mejores argumentos y explicaciones.

La próstata, dada su ubicación anatómica (ver Figura 1), puede ser palpada a través de la pared anterior del recto.  Para estos fines el médico se vale del tacto rectal, que es parte del examen físico y sirve en distintas situaciones (no es exclusivo para el examen prostático). El tacto rectal, en este caso, consiste en el examen digital de la pared anterior del recto con la intención de palpar la próstata y determinar así su tamaño y consistencia.  Por supuesto que para esto el examinador usa guantes de látex y algún lubricante, y por cierto que no se usa el dedo medio, sino que sólo una parte del dedo índice (jamás un dedo completo); lo suficiente como para alcanzar a tocar la próstata.  Obviamente que para esto el paciente se sitúa en una posición que facilite el examen, usualmente recostado de lado en posición fetal.


(Figura 1.  Corte sagital de la zona pélvica, tal como si dividiésemos el cuerpo de un hombre en dos mitades, derecha e izquierda, y mirásemos “dentro” de una de esas mitades.  La ilustración muestra cómo el examinador, mediante la introducción de el dedo índice en el recto, puede examinar la próstata a través de la pared anterior del recto. Se puede observar la próstata [Prostate], el recto [Rectum] y la vejiga [Bladder] además del pene, los testículos y otras zonas no rotuladas . El tacto rectal es fundamental para prevenir el Cáncer de Próstata.)

Sí, el examen puede ser un poco incómodo, pero la mayor incomodidad suele ser la “incomodidad psicológica”; no suele ser un examen doloroso, largo, especialmente molesto ni que deje algún malestar durante horas como sí sucede con otros exámenes (¿se han practicado una endoscopía sin anestésico alguno?).

Además, no debe de tener temor de hacerle preguntas al respecto a su médico, pues sin duda él o ella le responderá sus dudas y evidentemente no lo comentará con nadie; no hay porqué tener temor o vergüenza.

Por cierto que también existe un examen de sangre, la medición de Antígeno Prostático Específico en la sangre (lo hemos comentado antes), pero este examen es complementario con el tacto rectal, no tiene mucho valor por sí solo y por tanto no debe de realizarse sin un tacto rectal previo.

Por último, sólo nos resta decir que, observado todo lo acá expuesto, podemos decir sin dudas que la prevención del Cáncer de Próstata es un asunto de valientes, y no hay porqué tener temor a prevenir algo que realmente puede golpearnos duro.  Recordemos que simplemente el hecho de ser hombres nos sitúa en una situación de riesgo de padecer Cáncer Prostático, seamos valientes al respecto: ¡Hagamos algo!, ¡Prevenir es bueno!

Saludos,

J. Humberto Sturione.

Resultados de Encuesta realizada por The New England Journal of Medicine acerca del Manejo del Cáncer de Próstata: la Braquiterapia Prostática es una clara opción.

En diciembre de 2008, en la prestigiosa publicación The New England Journal of Medicine, se publicó en la sección “Decisiones Clínicas” el caso de un hombre de 63 años de edad, activo laboral y sexualmente, de buena salud y que tenía un Antígeno Prostático Específico (APE, PSA en inglés) en alza durante los últimos 3 años.  La biopsia mostró un Cáncer de Próstata con un Puntaje de Gleason 6. Las posibles conductas a seguir en este caso eran tres:

1.Manejo Espectante o Vigilancia Activa
2.Radioterapia (Braquiterapia o Radioterapia Externa)
3.Cirugía Radical de Próstata (Prostatectomía Radical)

Para interactuar con los lectores, la revista abrió una encuesta online en la que recibió las opciones que elegirían sus lectores, quienes votaban por una de las 3 alternativas.  Fueron 3720 los votos recibidos, principalmente de médicos, participando también de la encuesta algunos estudiantes de medicina e incluso pacientes que sufrieron de Cáncer Prostático.  De la misma manera muchos médicos dejaron sus comentarios en un foro, explicando porqué preferían una modalidad de tratamiento por sobre las otras.  A continuación comentaremos brevemente los resultados, los cuales fueron publicados en enero de 2009.

De los 3720 participantes, 29% tomó la elección de Manejo Espectante o Vigilancia Activa, 39% prefirió la Cirugía Radical de Próstata y el 33% optó por elegir la Radioterapia.

Quienes optaron por la Radioterapia y comentaron sus votos, remarcaron que existe un menor riesgo de incontinencia e impotencia al usar Braquiterapia comparado con la Cirugía o la Radioterapia Externa; también observaron que, si bien no hay suficientes estudios aleatorios y realizados de manera rigurosa que comparen las radioterapias con la cirugía, todos los estudios y guías clínicas apoyan y sugieren las tres modalidades de tratamiento mencionadas.  También podríamos agregar todas las ventajas y comodidades que tiene la Braquiterapia, las cuales ya hemos comentado en artículos previos.

Cabe destacar que el 29% que prefirió el Manejo Espectante, lo hizo con el objetivo de demorar el tratamiento definitivo, no con la intención de realizar este tipo de manejo por años.  Este grupo, llegado el momento, debiese de elegir entre la Radioterapia o la Cirugía.

Para detalles acerca de la distribución de las votaciones y la cantidad de votantes por continentes, por favor ver la  Figura 1.

(Figura 1. Porcentaje de Participantes que Eligieron Cada Opción de Tratamiento para el Manejo del Cáncer de Próstata.  Aparece el total de participantes para cada región geográfica.  [Figura tomada de la referencia mencionada al final del texto])

Nuevamente podemos apreciar el lugar que ha ido ganando la Braquiterapia en el mundo, mostrando ser una clara opción de tratamiento para el Cáncer de Próstata.  Muchos médicos alrededor del mundo consideran la Braquiterapia una excelente opción para algunos de sus pacientes.

Espero que estos datos sean de utilidad para los lectores de este blog.  Pronto comentaremos más sobre lo acá expuesto.

Saludos,

J. Humberto Sturione

Alumno de Cuarto Año de Medicina

Referencias:

“Management of Prostate Cancer – Polling Results”, Robert S. Schwartz M.D., The New England Journal of Medicine, Enero 15. 2009.

Braquiterapia contra el Cáncer de Próstata: Testimonio de un Paciente

Ya desde hace algún tiempo que pretendía presentar el testimonio de algún paciente tratado con Braquiterapia Prostática, y ahora esa intención se concretó. Este blog no sería una buena fuente de información si es que pasáramos por alto el testimonio y la opinión de los pacientes.

Don Leocán Ulloa, chileno de 68 años de edad, se dedica a enseñar natación en un importante club deportivo de Santiago, y recibió el diagnosticó Cáncer de Próstata en Mayo de 2009. Fue tratado con Braquiterapia Prostática el día martes 13 de Octubre de 2009, intervención practicada por un equipo médico de punta en Clínica Santa María.

A continuación se presenta el testimonio de este paciente, quien lo dio mediante respuestas escritas a una batería de preguntas que le envié. Además tuve la ocasión de conversar por teléfono con don Leocán, quien se mostró con una excelente disposición para dar el testimonio que acá publico.

Antes de presentar la entrevista practicada a don Leocán, cabe destacar que este testimonio, si bien es sólo el testimonio de un paciente y no posee en sí un alto valor científico o estadístico, corresponde a información valiosa en cuanto es la opinión de alguien que vivió la experiencia de padecer Cáncer de Próstata y que se trató de manera exitosa con Braquiterapia.

Braquiterapia: Testimonio de Leocán Ulloa

La Historia

Don Leocán, ¿cómo y cuándo se le diagnosticó Cáncer de Próstata?

En el mes de mayo de 2009, se me detectó un antígeno – APE, Antígeno Prostático Específico; PSA por sus siglas en inglés – muy alto para lo acostumbrado en los anteriores controles (6,6 ng/mL) – don Leocán padecía de Hiperplasia Prostática Benigna, a eso se debe el nivel basal alto de PSA –, por lo que mi médico tratante solicitó una biopsia y así se me detectó el Cáncer de Próstata. Cabe destacar que yo me controlaba desde hace 6 años de manera sistemática, 2 veces por año.

Antes del diagnóstico, ¿sentía usted alguna molestia o tenía algún síntoma que le hiciera pensar que podía padecer alguna enfermedad?

No, en absoluto.

¿Qué significó para usted y para su familia el diagnóstico de Cáncer de Próstata?

Fue un motivo de gran preocupación. Me parece que ha sido el golpe psicológico más grande sufrido en nuestras vidas, el diagnóstico de Cáncer no es algo menor.

¿Puede mencionar algunos parámetros clínicos o resultados de exámenes que hayan contribuido a hacer el diagnóstico?

Sí, claro. Creo que sólo lo mencionado hasta ahora, el antígeno muy alto y la biopsia prostática.

¿Qué opciones de tratamiento le ofrecieron y por qué optó por la Braquiterapia?

En primer lugar mi médico tratante me ofreció sólo la cirugía como alternativa, sin mencionar para nada la braquiterapia. Fue a través de un amigo que me informé que existía esta magnífica nueva forma de tratamiento, ya que él se realizó una braquiterapia prostática con excelentes resultados.

La Braquiterapia

Explique brevemente cómo se debió preparar para la intervención.

Concurrí a BACSA – empresa que importa las semillas radiactivas – donde me dieron las primeras instrucciones. Posteriormente mi actual médico me dio más información conjuntamente con las instrucciones que da de manera precisa la Clínica Santa María.

Al salir del pabellón y despertar de la anestesia, ¿cómo se sintió, hubo alguna molestia?, ¿se le instaló sonda urinaria?

No sentí ninguna molestia importante. Se me instaló una sonda urinaria – debido a pequeñas complicaciones durante el procedimiento – que sí me incomodó un poco al despertar.

¿Cuántos días después de la intervención volvió usted a su casa?

Exactamente a las 24 horas de ser intervenido con braquiterapia.

Vuelta a la Vida Normal

¿Cuánto tiempo después de la Braquiterapia Prostática volvió a hacer su vida normal?

A los 3 días estaba ya trabajando, yo soy profesor de natación de un importante club de Santiago, por lo que incluso debí entrar al agua a hacer mis clases de manera normal.

¿Ha presentado molestias o complicaciones? Si su respuesta es afirmativa, por favor especifique las molestias o complicaciones presentadas.

Sí, presenté las molestias propias de la intervención, las cuales aparecían detalladas en un instructivo que se me entregó con anterioridad. Esto es sangrado leve (que desapareció rápidamente) y necesidad de orinar con más frecuencia y con algo de molestia (la que ha persistido por cerca de 2 meses, pero es leve). He tenido un poco de malestar, que no llega a ser dolor, en la zona perineal, especialmente al sentarme en asientos duros.

¿Cuáles son los resultados de exámenes actualmente?

A los 30 días de la intervención, mi médico me solicitó un antígeno prostático, el que había bajado espectacularmente desde más de 6 ng/mL a sólo 1.8 ng/mL. Mediante un scanner se comprobó la ubicación de las semillas, las que están posicionadas de manera perfecta.

¿Están usted y su pareja conformes con el resultado de la Braquiterapia?

En total conformidad, incluso la estoy recomendando a personas de mi edad, siempre y cuando cumplan con los requisitos para hacerla.

¿Tiene algún reparo para con el procedimiento, sus resultados u otro aspecto de esta intervención?

Solamente lo oneroso que resulta. Hay que tomar en cuenta que muchas veces esta enfermedad ataca a hombres jubilados, quienes usualmente no poseen mucho dinero. Por otro lado, creo que el Estado debiera de apoyar este tipo de tratamiento, ya que permite que el individuo retorne rápidamente a ser parte activa de la fuerza laboral del país.

¿Recomendaría usted la Braquiterapia como tratamiento para el Cáncer de Próstata?

Sí, definitivamente la recomendaría. Es una excelente opción.

Bien, espero que el testimonio de Leocán Ulloa sea útil para otros pacientes, familiares de pacientes y, en general, para todos aquellos que busquen información acerca del Cáncer de Próstata y de esta innovadora forma de combatirlo llamada Braquiterapia Prostática.

Saludos,

J. Humberto Sturione

Cáncer de Próstata: Los jóvenes también debemos preocuparnos

Como sabemos, el Cáncer de Próstata suele presentarse después de la cuarta o quinta década de vida y, de no ser diagnosticado de manera precoz, puede progresar y ser incurable.

Pero, ¿debemos entonces preocuparnos quienes aún somos jóvenes? Quizás muchos crean que no tienen de qué alarmarse, pero tenemos mucho de qué preocuparnos. No me refiero a la probabilidad de tener enfermedades malignas de la próstata que, si bien pueden afectar a hombres aún jóvenes (sobre todo si tienen historia familiar de Cáncer de Próstata), su incidencia es muy baja en hombres en sus primeras décadas de vida.

Al decir que los hombres jóvenes sí debemos preocuparnos por el cáncer de próstata, me refiero a lo siguiente: ¿sabe si su padre se hace al menos un chequeo anual?, ¿tendrá dificultades urinarias y no querrá contarlo?, ¿estará bien informado sobre el tema?, ¿y qué me dice de su tío?, ¿o su abuelo quizás?

Este no es un tema menor, incluso podríamos decir que es un asunto de Salud Pública sin temor a caer en la exageración. Es muy frecuente que, al preguntar a pacientes u hombres en general, admitan que no se efectúan el examen preventivo, ya sea por temor al procedimiento, despreocupación o la falsa creencia de que a ellos no les puede pasar algo así (a cualquier hombre le puede tocar tener Cáncer de Próstata, si bien hay factores de riesgo y factores protectores, nadie está exento). Esta situación es tremendamente desconcertante y preocupante, pues lo más importante para combatir apropiadamente el Cáncer de Próstata, sea con la moderna braquiterapia, la tradicional cirugía o cualquier tratamiento curativo, es la detección precoz del tumor. ¿Cómo se puede saber que alguien tiene un cáncer incipiente en su próstata si no se le examina adecuadamente? ¡¡Imposible!!

Es por eso que es fundamental que nosotros, los jóvenes, también nos preocupemos del Cáncer de Próstata. Es cierto, es poco probable que nos afecte en nuestros años mozos, pero todos tenemos padres, tíos, abuelos o parientes que, por el sólo hecho de haber pasado los 40 ó 50 años de edad (además de todos los factores de riesgo que puedan tener asociados), están en riesgo de sufrir de Cáncer de Próstata. No deseamos que, de ocurrir esto, la detección sea tardía y el pronóstico sombrío.

¿Qué podemos hacer los jóvenes?

Muy simple. No podemos obligar a nuestros seres queridos a que vayan al urólogo a hacerse un examen incómodo, pero sí podemos informarnos y generar conciencia en nuestro entorno, en nuestros padres, familiares y amigos. Un hombre informado, es un hombre que puede tomar mejores decisiones y hacerlo con conocimiento de causa.

Otro punto importante, es tener la confianza para preguntarle a nuestros seres queridos si tienen dificultad para orinar, si se han hecho el examen preventivo o, en general, si tienen algún síntoma sospechoso. No se trata de asustar, sino de generar conciencia, recordemos que el generar conciencia puede llegar incluso a salvar una vida.

Si eres joven, también tienes que preocuparte del Cáncer de Próstata, es un tema de todos los hombres; incluso si eres mujer, pues de seguro habrá más de algún hombre que signifique mucho en tu vida, sea tu padre, hermano, abuelo o el amor de tu vida.

Saludos,

J. Humberto Sturione.

Braquiterapia en Chile: XXXII Congreso Chileno de Urología (28 – 31 Octubre de 2009)

Como ya les había adelantado hace algún tiempo, los días 28, 29, 30 y 31 de Octubre del presente año (2009) se llevó a cabo el XXXII Congreso Chileno de Urología en la ciudad de Coquimbo, IV Región. Tuve la fortuna de poder acudir a tan magno evento, el cual trató muchos temas interesantes del resorte médico urológico, entre ellos se habló bastante de Cáncer de Próstata.

Como lo prometido es deuda, acá mencionaré algunas de las cosas que se comentaron acerca de la Braquiterapia Prostática como tratamiento para el Cáncer de Próstata:

Se presentó la versión final de la publicación “Informe Preliminar de Seguimiento de los Primeros Casos en Chile de Cáncer de Próstata Tratados con Braquiterapia Intersticial con I-125”, ya comentada en un artículo anterior en este blog. La presentación se hizo mediante la modalidad de Presentación de Posters, el poster en cuestión se titulaba “Recidiva en Cáncer de Próstata, después de 3 años de Seguimiento a Pacientes tratados con Braquiterapia, usando distintos parámetros.” y fue realizado por los Médicos especialistas Drs. Balbontín F, Gómez R, Castillo O y Pizzi P.

Lo más llamativo de este trabajo es que muestra claramente una tendencia: el 97% de los pacientes con Cáncer de Próstata tratados con Braquiterapia están vivos y libres de recidiva (reaparición del cáncer). Estos datos corresponden al seguimiento de aproximadamente 100 pacientes durante más de 48 meses, lo cual permite establecer dicha tendencia, la que es muy alentadora e incluso supera a otras modalidades de tratamiento. Evidentemente se esperan resultados a largo plazo, pero la tendencia es clara.

También se presentaron posters que hablaban acerca de la terapia de reemplazo con testosterona en pacientes tratados con Braquiterapia y de pacientes que fueron tratados con Braquiterapia Prostática después de haber sido sometidos a una Cirugía Radical de Próstata. Quizás toquemos estos temas más adelante.

Además se realizó una encuesta acerca de Braquiterapia Prostática a más de 120 médicos urólogos, la cual buscaba obtener la opinión y los puntos de vista de los especialistas.

La Braquiterapia Prostática suena cada vez más fuerte en Chile, y sus resultados son muy alentadores.

Si usted es paciente o está interesado en el tema, lo invito cordialmente a que se siga informando respecto a este tema, pues la Braquiterapia es una excelente opción de tratamiento para el Cáncer de Próstata Localizado.

P.S.: Sugiero visitar este link que encontré en internet, es una noticia de este año (2009) acerca de la Braquiterapia en el Diario de Negocios “Estrategia”: http://www.estrategia.cl/detalle_noticia.php?cod=20201

Saludos,

J. Humberto Sturione.

Posteado por: Humberto | 27 octubre, 2009

Braquiterapia Prostática: ¿Qué ocurre en Chile?

Braquiterapia Prostática: ¿Qué ocurre en Chile?

Si bien es cierto que la braquiterapia en Chile no está muy difundida, aún no alcanza su primera década de aplicación y se realiza en unos pocos centros especializados, ya en el 2002 se publicaban los primeros resultados nacionales de esta innovadora terapia contra el cáncer de próstata.

En el 2002, en la prestigiosa Revista Chilena de Urología, se publicó el artículo “Informe Preliminar de Seguimiento de los Primeros Casos en Chile de Cáncer de Próstata Tratados con Braquiterapia Intersticial con I-125”, trabajo realizado por profesionales del Servicio de Urología del Hospital del Salvador y del Servicio de Radioterapia y Urología de la Clínica Alemana. Acá comentaremos aquellos resultados preliminares obtenidos en nuestro país.

En Septiembre del año 2000 se realizó en Chile la primera braquiterapia prostática con I125 para tratar a un enfermo con cáncer de próstata localizado; al año de efectuado esto, la lista de pacientes tratados con este método ascendía a 12. Esos 12 pacientes fueron objeto de seguimiento para evaluar resultados y complicaciones de la braquiterapia, y los datos obtenidos son los que se presentan en el estudio mencionado.

Los 12 pacientes, con una edad promedio de 66 años, fueron evaluados cada 3 meses, controlando principalmente el APE (Antígeno Prostático Específico, o PSA en inglés, que es el principal marcador biológico para detectar la presencia de cáncer prostático), el patrón y la potencia miccional, la función sexual y otros parámetros (síntomas urinarios, incontinencia y otros).

Resultados en Chile

Al momento de publicados los datos, sólo 8 pacientes cumplían con un seguimiento de al menos 3 meses y solamente 2 tenían ya un año de seguimiento. Aún así el 50% de los tratados con braquiterapia ya tenía un APE menor a 0,5 ng/mL (valor usado como indicador de la ausencia de cáncer). En todos los pacientes el APE en sangre bajó en los sucesivos controles y no volvió a elevarse.

Ningún paciente cayó en retención urinaria (incapacidad para orinar).

Hubo 3 pacientes que no presentaron ningún tipo de molestias, 8 presentaron leves molestias para orinar (disuria leve, que cedió completamente con medicamentos) y 1 paciente presentó disuria moderada que cedió parcialmente con medicamentos (a este paciente se le practicó braquiterapia “de salvataje”; había fracasado su tratamiento con radioterapia externa practicado años antes). Hubo rectitis leve en 2 pacientes en los que se usó radioterapia externa complementaria (debido al estado del cáncer), esta complicación se evidenció básicamente por deposiciones diarreicas autolimitadas.

Un paciente, que usaba previamente Sildenafil (viagra) y que corresponde a uno de los dos que recibieron radioterapia externa complementaria, presentó problemas de potencia sexual 6 meses después del tratamiento; estos problemas no respondieron al uso de Sildenafil.

A la fecha de publicación del artículo, el 100% de los pacientes tratados con braquiterapia se mantenía absolutamente continente (sin problemas de incontinencia urinaria).

Conclusiones

La Braquiterapia intersticial prostática con I-125 ha demostrado ser un tratamiento efectivo contra el cáncer de próstata localizado, con un mínimo de complicaciones y con excelentes resultados en Chile.

No obstante lo anterior, es necesario hacer un seguimiento a largo plazo con un mayor número de pacientes para obtener datos más completos y definitorios.

Pueden descargar el artículo “Informe Preliminar de Seguimiento de los Primeros Casos en Chile de Cáncer de Próstata Tratados con Braquiterapia Intersticial con I-125”, publicado por la Revista Chilena de Urología, en el siguiente link:

http://www.urologosdechile.cl/pdf.php?id=111

Próximamente se realizará el Congreso Chileno de Urología. Tengo entendido que ahí se presentarán datos recientes concernientes a la braquiterapia prostática y sus resultados en Chile. Apenas existan datos disponibles, los comentaré acá.

Espero que esta información les haya sido de utilidad.

Saludos,

J. Humberto Sturione
Alumno de Cuarto año de Medicina.

Referencias:

F. Balbontín et al, “Informe Preliminar de Seguimiento de los Primeros Casos en Chile de Cáncer de Próstata Tratados con Braquiterapia Intersticial con I-125”. Revista Chilena de Urología. Volumen 67, Nº3. 2002

Posteado por: Humberto | 8 octubre, 2009

Braquiterapia Prostática y la experiencia en otros países.

Braquiterapia Prostática y la experiencia en otros países.

Ya en el primer artículo se explicó qué es la braquiterapia prostática y porqué es lo mejor que existe contra el cáncer de próstata.  También se mencionó que, si bien en Chile no está ampliamente difundida, en otros países es muy usada como tratamiento de primera línea y tiene excelentes resultados en la lucha contra el cáncer de próstata.  Esto nos lleva, lógicamente, a la siguiente pregunta: ¿Qué ocurre en el extranjero con la braquiterapia prostática?  En este artículo daremos respuesta a esta interrogante.

¿Qué ocurre con la braquiterapia prostática en el extranjero?

Al ser esta pregunta algo amplia, tomaremos como referencia principal a la American Urologic Association (Asociación Americana de Urología), prestigiosa asociación médica de fama mundial con sede en Estados Unidos.

La AUA (American Urologic Association) ha publicado Guías Clínicas para el manejo del cáncer de próstata localizado, acá revisaremos lo más nuevo referente a braquiterapia prostática mencionado en la Guía para el Paciente publicada por la AUA [ver Imagen 1] (en otro artículo haremos una revisión algo más extensa y detallada de las Guías Clínicas para médicos, con el fin de entregar información al personal del área de la salud).

Portada

(Imagen 1: Portada de “The Management of Localized Prostate Cancer – Patient Guide”, publicada por la American Urologic Association el 2008.)

La AUA menciona a la braquiterapia prostática como una opción de tratamiento de primera línea.  Entre las ventajas, la guía menciona que es una intervención de un solo día y, algo muy importante, que la disfunción eréctil y la incontinencia urinaria ocurren con menor frecuencia en comparación con los otros tratamientos.  Un problema común en algunos pacientes que reciben este tratamiento, es la presencia de sangre en la orina en las 12 a 48 horas posteriores al implante de las semillas radiactivas en la próstata, situación que no reviste ningún peligro y que es pasajera; a las seis semanas no hay rastro alguno de sangre en la orina.  También hay algunos pacientes que reportan molestias gastrointestinales durante algún tiempo.

Esta Guía Clínica de la AUA también habla de la prostatectomía radical (cirugía que extirpa la próstata, con todo lo que ello significa), de la radioterapia externa (radiación entregada desde fuera del cuerpo) y de la “espera atenta” o “vigilancia activa” (watchful waiting/active surveillance).

Destacamos que la AUA menciona algunas importantes desventajas de la cirugía, la radioterapia externa y la “espera atenta” o “vigilancia activa”; éstas superan las desventajas que pueda tener la braquiterapia prostática.

En el caso de la cirugía, las principales desventajas son: la posibilidad de complicaciones en la operación, la estadía en el hospital (al menos 3 días), la instalación de una sonda vesical [ver Imágenes 2 y 3] (tubo de látex introducido por el pene hasta la vejiga para drenar la orina, lo que no es precisamente cómodo, y que estará instalado ahí durante unas 2 semanas) y, finalmente, la indeseada incontinencia urinaria y la disfunción eréctil, que son las complicaciones más frecuentemente reportadas.  Otros problemas posibles incluyen: infecciones urinarias, irritación vesical, síntomas gastrointestinales y bloqueo del flujo de orina desde la vejiga (que puede requerir otra cirugía).

sondafoley

(Imagen 2: Sonda “Foley” o sonda uretrovesical.  Es un tubo largo y flexible, hecho de látex, que se introduce por el meato urinario externo en el pene y llega hasta la vejiga.  Su finalidad es drenar la orina.  Después de la cirugía para extirpar la próstata, el paciente tiene esta sonda durante aproximadamente dos semanas)


h9991505_002

(Imagen 3: Dibujo esquemático que muestra una sonda uretrovesical “Foley” instalada.  La sonda recorre toda la uretra hasta llegar a la vejiga, pasando por el pene, y vacía la orina en una bolsa externa destinada para esos fines.)

La radioterapia externa también tiene sus propias desventajas: el procedimiento se hace 1 vez al día durante 5 días a la semana y por 7 u 8 semanas (lo que ocupa su agenda por 2 meses), está contraindicada en pacientes con enfermedades intestinales (como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), causa problemas gastrointestinales (diarrea e incontinencia rectal) y síntomas irritativos en el tracto urinario (ardor, dolor, urgencia miccional y otros).

Por su parte, la “espera atenta” o “vigilancia activa” tiene el gran inconveniente que el cáncer podría progresar y hacerse intratable, extendiéndose más allá de los límites de la próstata y dejando así de ser “localizado”.  Cuando el cáncer de próstata se ramifica o extiende usualmente afecta los huesos, lo que es muy doloroso e inhabilitante, afectando de manera importante la calidad de vida del enfermo antes de la muerte producto del avance del cáncer.

Todo esto, mencionado en las más recientes guías de la American Urological Association, nos lleva a considerar la braquiterapia prostática como la mejor alternativa para curar el cáncer de próstata.

Pueden descargar la guía de la American Urological Association “Manejo del Cáncer de Próstata Localizado, Guía para el Paciente” (en inglés) en el siguiente link:

http://www.auanet.org/content/guidelines-and-quality-care/clinical-guidelines/patient-guides/pc08.pdf

Esta es una pequeña muestra del lugar ocupado por la braquiterapia prostática en otros países, y de la relevancia otorgada a este procedimiento por instancias tales como la American Urologic Association.  En artículos sucesivos expondré más ejemplos como este y buscaré datos estadísticos acerca del uso y los resultados de la braquiterapia en referentes extranjeros de importancia.

Saludos,

J.Humberto Sturione.
Alumno de Cuarto año de Medicina.

Referencias:

American Urologic Association, “The Management of Localized Prostate Cancer – Patient Guide”, 2008.

Posteado por: Humberto | 16 septiembre, 2009

Presentación y pequeña reseña del blog y de su autor

Presentación y pequeña reseña del blog y de su autor

Queridos amigos y nuevos lectores:

Me parece una idea sensata y razonable, después de publicar el primer artículo sobre la braquiterapia, hacer una presentación de este blog, su finalidad y escribir una reseña de su autor.

Mi nombre es Juan Humberto Sturione, estoy en mis veinte y pocos años de edad y voy en cuarto año de medicina en una universidad tradicional del norte de Chile.   Entre mis pasatiempos y actividades favoritas se encuentra el hacer ejercicio, levantar pesas, escuchar música, leer y, por supuesto, escribir.

La medicina es algo que realmente me gusta mucho y que me apasiona, es por ello que decidí estudiar esta carrera; tengo gran interés por diversos temas del área de la salud y del área médica.

Uno de los temas que más me interesa es el cáncer, que acá en Chile y en los países desarrollados es la segunda causa de muerte (después de las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en el mundo desarrollado).  Es así que llegué a informarme acerca de las últimas y más innovadoras técnicas para combatir el cáncer, y me llamó especialmente la atención una innovadora terapia para curar el cáncer de próstata: la braquiterapia prostática moderna.

Después de un tiempo de lectura e investigación, averigüé que esta modalidad de terapia contra el cáncer de próstata está disponible acá en Chile, pero que no está demasiado difundida; en condiciones en que en otros países la braquiterapia prostática es tan usada como en Chile lo es la prostatectomía radical (cirugía que extirpa la próstata, con todos los inconvenientes que ello significa).

Con los datos mencionados decidí dar inicio a este blog, para así contribuir a difundir esta excelente terapia contra el cáncer de próstata.

La finalidad de este blog es informar acerca de la braquiterapia prostática moderna y difundir el conocimiento de ésta, para que pacientes y personal del área de la salud se informen y tengan conocimiento de este innovador y vanguardista procedimiento para curar el cáncer de próstata. Asimismo, en este blog encontrarán información acerca del cáncer de próstata, destinada principalmente a instruir a pacientes y público en general que desee adquirir conocimientos sobre este importante padecimiento masculino.

Por último, cabe mencionar que toda la información y los datos que encuentren en este blog no son producto de la florida imaginación de su autor, sino que están y seguirán estando correctamente citados y encontrarán siempre las referencias correspondientes al final de los textos.  La información acá presentada está respaldada por las investigaciones, trabajos, publicaciones y guías clínicas de asociaciones y revistas científicas de la talla de la American Urological Association (Asociación Americana de Urología), The Journal of Urology, The New England Journal of Medicine, The British Medicine Journal, la Sociedad Chilena de Urología, la Revista Chilena de Urología y muchas otras.

Espero que este pequeño espacio en la red sea de utilidad para todos quienes lo lean y, por sobre todo, sea fructífero para quienes sean pacientes y estén en búsqueda de información y terapias médicas reconocidas y de excelencia que mejoren no sólo su enfermedad, sino que también sus expectativas y su calidad de vida.

Saludos a todos.

Bienvenidos al blog,

J. Humberto Sturione.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: