Posteado por: Humberto | 8 octubre, 2009

Braquiterapia Prostática y la experiencia en otros países.

Braquiterapia Prostática y la experiencia en otros países.

Ya en el primer artículo se explicó qué es la braquiterapia prostática y porqué es lo mejor que existe contra el cáncer de próstata.  También se mencionó que, si bien en Chile no está ampliamente difundida, en otros países es muy usada como tratamiento de primera línea y tiene excelentes resultados en la lucha contra el cáncer de próstata.  Esto nos lleva, lógicamente, a la siguiente pregunta: ¿Qué ocurre en el extranjero con la braquiterapia prostática?  En este artículo daremos respuesta a esta interrogante.

¿Qué ocurre con la braquiterapia prostática en el extranjero?

Al ser esta pregunta algo amplia, tomaremos como referencia principal a la American Urologic Association (Asociación Americana de Urología), prestigiosa asociación médica de fama mundial con sede en Estados Unidos.

La AUA (American Urologic Association) ha publicado Guías Clínicas para el manejo del cáncer de próstata localizado, acá revisaremos lo más nuevo referente a braquiterapia prostática mencionado en la Guía para el Paciente publicada por la AUA [ver Imagen 1] (en otro artículo haremos una revisión algo más extensa y detallada de las Guías Clínicas para médicos, con el fin de entregar información al personal del área de la salud).

Portada

(Imagen 1: Portada de “The Management of Localized Prostate Cancer – Patient Guide”, publicada por la American Urologic Association el 2008.)

La AUA menciona a la braquiterapia prostática como una opción de tratamiento de primera línea.  Entre las ventajas, la guía menciona que es una intervención de un solo día y, algo muy importante, que la disfunción eréctil y la incontinencia urinaria ocurren con menor frecuencia en comparación con los otros tratamientos.  Un problema común en algunos pacientes que reciben este tratamiento, es la presencia de sangre en la orina en las 12 a 48 horas posteriores al implante de las semillas radiactivas en la próstata, situación que no reviste ningún peligro y que es pasajera; a las seis semanas no hay rastro alguno de sangre en la orina.  También hay algunos pacientes que reportan molestias gastrointestinales durante algún tiempo.

Esta Guía Clínica de la AUA también habla de la prostatectomía radical (cirugía que extirpa la próstata, con todo lo que ello significa), de la radioterapia externa (radiación entregada desde fuera del cuerpo) y de la “espera atenta” o “vigilancia activa” (watchful waiting/active surveillance).

Destacamos que la AUA menciona algunas importantes desventajas de la cirugía, la radioterapia externa y la “espera atenta” o “vigilancia activa”; éstas superan las desventajas que pueda tener la braquiterapia prostática.

En el caso de la cirugía, las principales desventajas son: la posibilidad de complicaciones en la operación, la estadía en el hospital (al menos 3 días), la instalación de una sonda vesical [ver Imágenes 2 y 3] (tubo de látex introducido por el pene hasta la vejiga para drenar la orina, lo que no es precisamente cómodo, y que estará instalado ahí durante unas 2 semanas) y, finalmente, la indeseada incontinencia urinaria y la disfunción eréctil, que son las complicaciones más frecuentemente reportadas.  Otros problemas posibles incluyen: infecciones urinarias, irritación vesical, síntomas gastrointestinales y bloqueo del flujo de orina desde la vejiga (que puede requerir otra cirugía).

sondafoley

(Imagen 2: Sonda “Foley” o sonda uretrovesical.  Es un tubo largo y flexible, hecho de látex, que se introduce por el meato urinario externo en el pene y llega hasta la vejiga.  Su finalidad es drenar la orina.  Después de la cirugía para extirpar la próstata, el paciente tiene esta sonda durante aproximadamente dos semanas)


h9991505_002

(Imagen 3: Dibujo esquemático que muestra una sonda uretrovesical “Foley” instalada.  La sonda recorre toda la uretra hasta llegar a la vejiga, pasando por el pene, y vacía la orina en una bolsa externa destinada para esos fines.)

La radioterapia externa también tiene sus propias desventajas: el procedimiento se hace 1 vez al día durante 5 días a la semana y por 7 u 8 semanas (lo que ocupa su agenda por 2 meses), está contraindicada en pacientes con enfermedades intestinales (como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), causa problemas gastrointestinales (diarrea e incontinencia rectal) y síntomas irritativos en el tracto urinario (ardor, dolor, urgencia miccional y otros).

Por su parte, la “espera atenta” o “vigilancia activa” tiene el gran inconveniente que el cáncer podría progresar y hacerse intratable, extendiéndose más allá de los límites de la próstata y dejando así de ser “localizado”.  Cuando el cáncer de próstata se ramifica o extiende usualmente afecta los huesos, lo que es muy doloroso e inhabilitante, afectando de manera importante la calidad de vida del enfermo antes de la muerte producto del avance del cáncer.

Todo esto, mencionado en las más recientes guías de la American Urological Association, nos lleva a considerar la braquiterapia prostática como la mejor alternativa para curar el cáncer de próstata.

Pueden descargar la guía de la American Urological Association “Manejo del Cáncer de Próstata Localizado, Guía para el Paciente” (en inglés) en el siguiente link:

http://www.auanet.org/content/guidelines-and-quality-care/clinical-guidelines/patient-guides/pc08.pdf

Esta es una pequeña muestra del lugar ocupado por la braquiterapia prostática en otros países, y de la relevancia otorgada a este procedimiento por instancias tales como la American Urologic Association.  En artículos sucesivos expondré más ejemplos como este y buscaré datos estadísticos acerca del uso y los resultados de la braquiterapia en referentes extranjeros de importancia.

Saludos,

J.Humberto Sturione.
Alumno de Cuarto año de Medicina.

Referencias:

American Urologic Association, “The Management of Localized Prostate Cancer – Patient Guide”, 2008.


Responses

  1. Muy interesante el tema, muy educativo para el lado de la salud, me agrado muchisimo, gracias suerte.

  2. voy al baño a cada rato que puedo hacer y me duele detras de los testiculos no hay sangrado ni dolor al orinar ni sufro de problemas gastricos ni ,no me duelen los testiculos ni me duele la cintura solo los dos primeros mencionados


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: